Inseminación Artificial2019-04-29T14:07:49+02:00

INSEMINACIÓN ARTIFICIAL (IA)

INSEMINACIÓN ARTIFICIAL (IA)

Es un procedimiento de reproducción asistida que se lleva a cabo en una clínica de fertilidad especializada en Medicina Reproductiva que sustituye al proceso natural que se da durante la fecundación cuando aparecen problemas de fertilidad.

Este procedimiento consiste en la implantación de los espermatozoides en el útero de la mujer con el objetivo de lograr la gestación, aquí lo que se persigue es acortar la distancia de recorrido que debe realizar el espermatozoide para alcanzar al óvulo y fecundarlo; el encuentro entre ambos se facilita para así incrementar las posibilidades de un embarazo exitoso.

Lo anterior se lleva a cabo utilizando el instrumental especializado y realizando la preparación previa de la muestra de semen en el laboratorio, donde los espermatozoides se lavan y seleccionan para su posterior colocación. La realización de la inseminación no supone más molestia que una simple exploración ginecológica de rutina y sus resultados varían en función de la edad, del número de intentos que se realicen y de la calidad del semen.

En la inseminación artificial se pueden distinguir varios tipos de inseminación y todo va a depender del caso particular que aplica a cada mujer. Hay que tomar en cuenta que la tasa de éxito de embarazo se verá afectada por la aplicación de un tipo u otro.

Para llevar a cabo el procedimiento de una inseminación artificial es necesario realizar previamente cierto número de análisis y pruebas para verificar si es factible la aplicación de este método y así poder lograr un embarazo exitoso. Una vez realizadas las evaluaciones pertinentes se indicará un tratamiento de fertilidad (si lo requiere) para ayudar a la función reproductora y favorecer la fertilidad o en su defecto realizar una estimulación ovárica.

Finalidad de la Inseminación Artificial

Con la inseminación artificial se persiguen 3 propósitos fundamentales que son:

  • Garantizar que existan óvulos disponibles para incrementar las posibilidades de embarazo.
  • Facilitar la fecundación acortando la distancia que deben recorrer los Espermatozoides para encontrarse con el óvulo y fecundarlo.
  • Elevar la capacidad de fertilidad de los Espermatozoides realizando un tratamiento previo de los mismos en el laboratorio.

Tipos de Inseminación Artificial según el origen del semen

Inseminación Artificial Conyugal (IAC)

Cuando el semen proviene de la pareja y éste es válido para engendrar; que aunque la calidad del semen es buena para la procreación existe algún impedimento fisiológico que impide la reproducción por vía natural.

Estos factores fisiológicos podrían ser:

  • Imposibilidad para depositar el semen en la vagina,
  • Alteraciones del seminograma,
  • Problemas de fertilidad por causa cervical, disfunción ovulatoria o endometriosis, causa inmunizaría o sin causa aparente.

Inseminación Artificial de Donante (AID = Artificial Insemination by Donor)

Como su nombre lo indica cuando el semen proviene de un donante. Se utiliza semen de un donante en los casos donde se trata de una mujer sin pareja masculina o que la tenga, pero que el semen no posee las características adecuadas para ser utilizado en la inseminación.

En el caso de optar por esta vía de inseminación debes saber que todos los donantes son mayores de edad, asumen el anonimato y están perfectamente estudiados para descartar cualquier patología congénita, genética o enfermedad de transmisión sexual. Se seleccionará el semen más adecuado en función del grupo sanguíneo y características fisiológicas de la solicitante.

Técnicas de Inseminación Artificial

Inseminación Artificial Intravaginal (IVI)

Es la técnica de reproducción asistida más simple, consiste en colorar los espermatozoides dentro de la vagina de la mujer procurando colocarlos lo más cerca posible del cuello uterino. En este tipo de inseminación se puede utilizar semen no tratado previamente en el laboratorio; es decir, se toma la muestra de semen tal y como es eyaculado.

La IVI es empleada comúnmente cuando las mujeres no presentan problemas de fertilidad y a su vez desean utilizar semen de donante; como puede ser el caso de parejas lesbianas o mujeres que desean ser madres solteras. La tasa de éxito suele ser baja.

Inseminación Artificial Intracervical (ICI)

Con esta técnica de reproducción asistida se coloca la muestra de semen directamente en el interior del cuello uterino. Igualmente que en el tipo de inseminación anterior (IVI), aquí también se podría utilizar semen no preparado previamente en el laboratorio; sin embargo, cabe destacar que realizar un tratamiento previo puede elevar las posibilidades de embarazo. Las tasas de éxitos son bajas.

Inseminación Artificial Intratubárica (ITI)

Este tipo de inseminación consiste en colocar los espermatozoides, previamente tratados en el laboratorio, directamente en la Trompa de Falopio utilizando un catéter. Desafortunadamente es un tratamiento que esta asociado a riesgos de infección y trauma con una tasa de éxito imprecisa, por ende su aplicación en la menos común de todas.

Inseminación Artificial Intrauterina (IUI)

Es la técnica de reproducción asistida más común y utilizada actualmente, en este tipo de inseminación se utiliza el semen preparado previamente en el laboratorio y con el uso de un catéter son colocados directamente en el útero de la mujer. La tasa de éxito se encuentra entre un 20% – 25%. La IUI suele ser el primer método que se aplica en problemas moderados de fertilidad en el hombre al igual que en mujeres con factor cervical de infertilidad.

Nuestras clínicas de reproducción asistida

0
Años de experiencia
0
Doctores y especialistas
0
Unidades en el mundo
0
% Tasa de éxito