Fecundación In Vitro2019-04-29T14:06:00+02:00

FECUNDACIÓN IN VITRO (FIV)

FECUNDACUÓN IN VITRO (FIV)

La Fecundación In Vitro (FIV) es un procedimiento de reproducción asistida donde la fecundación se lleva a cabo de manera extracorpórea; es decir, fuera del cuerpo de la mujer que a diferencia de la inseminación artificial la fecundación se lleva a cabo dentro del cuerpo de la mujer. La fecundación se realiza en un laboratorio y una vez obtenido el embrión éste es transferido al útero de la mujer para su posterior desarrollo.

La FIV es uno de los principales métodos de la fecundación artificial para el tratamiento de la infertilidad cuando procedimientos de reproducción asistida aplicados anteriormente no han resultado satisfactorios.

En el proceso de la Fecundación In Vitro es necesario que los óvulos maduros que generemos (mediante hiperestimulaciòn) en tu ovario, sean extraídos y ya en el laboratorio serán fecundados por los espermatozoides de tu pareja o donante. A partir de este momento necesitaremos cultivar, entre tres y cinco días, los embriones obtenidos hasta que determinemos el momento de hacer la transferencia. Los embriones elegidos (un máximo de tres), serán depositados en el interior de tu útero para que continúen su desarrollo.

El resto de embriones que se consideren viables serán crioconservados para utilizarlos posteriormente en otro ciclo que queráis haceros, aunque también podéis donarlos a otras parejas o cederlos a la investigación o destruirlos, tal y como marca la Ley Española sobre Técnicas de Reproducción Asistida.

Fases en la Fecundación In Vitro (FIV)

1. Estimulación ovárica controlada

Consiste en la estimulación del desarrollo de múltiples folículos en los ovarios, de tal manera que hayan más de lo que habría en un ciclo natural, con el fin de favorecer la obtención de un número mayor de óvulos durante el ciclo menstrual. Esta estimulación se genera con la utilización de tratamientos hormonales que variarán en el día de inicio, medicamentos empleados y sus dosis para cada caso en particular.

2. Extracción de ovocitos

En el momento que se considera una maduración de folículos adecuada se programa la extracción y a través de un procedimiento quirúrgico el especialista en medicina reproductiva realizará, con una aguja, una punción folicular (ovárica) para extraer los folículos ováricos madurados (antes de que los óvulos sean liberados). Este procedimiento se lleva a cabo bajo sedación. De forma paralela, se recogerá la muestra de semen de la pareja la cual será procesada y tratada en el laboratorio para seleccionar los mejores espermatozoides para el proceso de fecundación.

3. Fecundación de óvulos

Una vez en el laboratorio se prepara todo para la fecundación de los óvulos con los espermatozoides y se incuban juntos, el esperma y el ovocito. Transcurridas unas horas se verifica la fecundación y si ésta es positiva el óvulo fecundado se pasa a un medio de cultivo. Si existiese algún motivo que dificulte la fecundación o que la muestra seminal posea valores bajos de recuento de espermatozoides se podrá recurrir a la Inyección Intracitoplasmática de Espermatozoides (ICSI = Intra Cytoplasmic Sperm Injection, siglas en inglés) la cual consiste en introducir directamente un espermatozoide en el óvulo. Ésta técnica hace que aumenta la probabilidad de que el óvulo se desarrolle.

4. Cultivo de embriones

Una vez que el óvulo ha sido fecundado éste se coloca en un medio de cultivo con la finalidad de promover su división celular y crecimiento y obtener el embrión. Este proceso se lleva a cabo entre 2 – 5 días.

5. Transferencia de embriones

Una vez cumplido el tiempo de cultivo y habiendo comprobado la calidad de los embriones, éstos son transferidos a la mujer utilizando un catéter que se introduce a través de la vagina hasta llegar al útero donde los depositará. Al cabo de 2 semanas, de haber hecho la transferencia de los embriones, se le realizará una prueba de embarazo a la mujer para así comprobar que el resultado ha sido exitoso.

6. Vitrificación de embriones restantes

Después que se realiza la transferencia de embriones a la paciente; los embriones excedentes, de buena calidad, se somenten al proceso de vitrificación para su conservación. Lo anterior es con la finalidad de que, esos embriones, se puedan utilizar en un siguiente ciclo sin que la paciente tenga que someterse, nuevamente,  a una estimulación ovárica en caso de que el embarazo no resulte positivo (en ese primer intento).

En caso de que el embarazo resulte exitoso esos embriones crioconservados podrían ser utilizados para un siguiente intento de embarazo si la paciente desea tener otro bebé.

Nuestras clínicas de reproducción asistida

0
Años de experiencia
0
Doctores y especialistas
0
Unidades en el mundo
0
% Tasa de éxito