Cuando el hombre alcanza la pubertad, comienza a generar esperma, el líquido seminal que incluye los espermatozoides: la célula sexual indispensable junto al óvulo para crear vida. Con los avances que tenemos hasta hoy, sigue sin ser posible concebir sin ellos y, por lo tanto, su importancia es tanta como todo lo relacionado con la mujer.

Sorprende la agilidad de movimiento, son rápidos como balas, y tienen una gran vitalidad. En las muestras de semen depositadas en un tubo de ensayo pueden conservar la movilidad hasta 3 o incluso 4 días. Sin embargo, como la naturaleza es muy sabia, con las relaciones sexuales aún pueden vivir mucho más.

Los espermatozoides solo necesitan el plasma seminal, esto es, el líquido en el que se encuentran, como vehículo de transporte para llegar hasta la parte alta de la vagina y protegerlos de su pH ácido. Entorno al momento de la ovulación, el pH vaginal, aumenta hasta llegar a 7-7’5 puntos, por lo que los espermatozoides depositados en esta etapa, pueden llegar a vivir de 2 a 5 días en su interior. Fuera del período ovulatorio, mueren pasados unos 20-30 minutos. Esto se debe a que el pH vaginal está por debajo de 6 puntos, lo que provoca su destrucción.

Una vez que los espermatozoides alcanzan el cervix y pasan por el orificio cervical, tienen que atravesar el moco cervical de la mujer. Por eso, su comportamiento será diferente si ésta se encuentra o no en fecha ovulatoria. Cuando la mujer se encuentra en período ovulatorio, secreta el moco cervical donde los espermatozoides pueden nadar y alcanzar las partes más altas del aparato genital femenino. Ese moco es fluido y facilita ese ascenso. Sin embargo, en otros momentos del ciclo femenino el moco es espeso y los espermatozoides tienen dificultades para atravesarlo.

Atravesada esta barrera, los espermatozoides nadan hacia el óvulo, pero tienen primero que atravesar el útero y llegar a las trompas de Falopio. En ese camino, se encuentran con lo que se denominan “criptas cervicales”, que son como una especie de “escondites”, donde los espermatozoides pueden esperar días, hasta que se produce la ovulación, para alcanzar el óvulo y fecundarlo.

Es por eso que, aunque la mujer no se encuentre en período fértil, y aunque los espermatozoides tengan más dificultades y tropiecen con más obstáculos en el camino, es posible conseguir que fecunden un óvulo, ya que pueden vivir durante varios días dentro del útero.

Pero, ¿son todos los espermatozoides igual de válidos? Definitivamente no. Los espermatozoides que salen durante la primera fase de eyaculación son más rápidos y contienen un ADN de mayor calidad que los que vienen después.

2021-05-10T11:21:48+02:00

Si te ha gustado la información, compártela!

Ir a Arriba