Sangrado entre períodos, necesidad frecuente y urgente de orinar o una sensación de ardor al orinar, sangrado vaginal anormal, en particular durante o después del coito, dolor o presión en la pelvis, diferente de los calambres menstruales, o hinchazón abdominal persistente, picazón, ardor, hinchazón, enrojecimiento o dolor en el área vaginal, llagas o bultos en la zona genital, secreción vaginal con olor o color inusual, aumento del flujo vaginal, o molestias durante el coito, son algunos de los síntomas ginecológicos que puede experimentar la mujer al presentare alguna patología ginecológica.

Estos síntomas levantan la sospecha de alguna infección leve fácil de tratar, pero que si no se atienden adecuadamente pueden derivar en enfermedades médicas más graves como infertilidad o problemas urológicos. Reconocer los síntomas temprano y acudir a un especialista de inmediato aumenta la probabilidad de un tratamiento exitoso.

En este nuevo artículo del blog te vamos a informar sobre los problemas ginecológicos femeninos más frecuentes:

  • Dismenorrea primaria. Es muy común y se presenta con un dolor tipo calambre en la parte inferior del abdomen al inicio de la menstruación. No es una patología grave, aunque si los dolores impiden la realización de actividades cotidianas se debe acudir al especialista para descartar otras enfermedades.
  • Dismenorrea secundaria. Cursa con fuertes e intensos dolores que impiden la realización de cualquier actividad cotidiana. En estos casos es preciso un exhaustuvo estudio ginecológico para conocer su causa que puede apuntar a infecciones, quistes ováricos o endometriosis.
  • Endometriosis. Recibe el nombre de la palabra endometrio, tejido que normalmente se localiza en el interior del útero. Esta patología se produce cuando este tejido crece fuera del útero y se extiende por otras áreas y órganos reproductores: ovarios, trompas, superficie externa del útero, intestinos, vejiga o recto, siendo una de las principales causas de esterilidad en la mujer.
  • Infecciones de orina. Aunque hay diversos factores que pueden ocasionar este trastorno, las infecciones bacterianas son la causa más frecuente de cistitis (inflamación de la vejiga urinaria). Cualquier anormalidad que provoque una obstrucción del flujo de orina puede inducir una infección urinaria.
  • Quistes en los ovarios. Miomas y pólipos son los problemas más frecuentes que afectan al útero. Una de las principales consecuencias de los miomas son los problemas para lograr el embarazo. Las señales más evidentes de su presencia son menstruaciones abundantes y dolorosas que impiden llevar tu vida cotidiana con normalidad.
  • Síndrome de Ovarios Poliquísticos (SOP). Es una disfunción de los ovarios que provoca alteraciones hormonales, metabólicas e irregularidades en el ciclo menstrual. Entre sus síntomas son significativos el acné, elevado índice de masa corporal con tendencia a la obesidad, anovulación o exceso de vello corporal. Este problema afecta a entre un 8-13% de mujeres en edad reproductiva y tiene una importante repercusión en su fertilidad.
  • Infecciones de transmisión sexual. Clamidia, herpes genital, Gonorrea, VPH (Virus Papiloma Humano), ladillas, sífilis o tricomoniasis, son patologías bastante comunes y una de las principales causas de infertilidad que pueden provocar problemas importantes de salud. Algunas de estas enfermedades son sencillas de tratar y curar, otras requieren un tratamiento más complicado. Algunos signos de estas afecciones son la aparición de llagas o protuberancias en los genitales o en la zona oral o rectal, dolor o ardor al orinar, flujo con olor y color inusual, o sangrado vaginal.
2021-06-28T13:44:03+02:00

Si te ha gustado la información, compártela!

Ir a Arriba